Saltar al contenido

Imagen personal

Imagen personal
¡¡¡Comparte esta página!!!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Cada día se da mas importancia a la imagen personal, y por supuesto, a la apariencia. Cierto es, que  suele decirse que el atractivo está en el interior y en cierta medida así es, pero para llegar al interior de las personas hay que pasar primero por la prueba exterior.

La importancia de la imagen personal

Baste un ejemplo sencillo para comprender que la imagen, la apariencia y la valoración van de la mano y son directamente proporcionales, al menos durante una parte del trayecto.  Hablamos del trayecto que supone desde que se entabla un «hola» por vez primera, hasta que se llega al interior de la persona e incluso de las cosas. De ahí a importancia y el cuidado de las editoriales en las portadas de los libros.

Llegamos a una ciudad desconocida y buscamos un sitio para comer. Nos guiamos por el instinto, que no es sino guiarnos por el aspecto en principio y algunas otras señales. Estas señales nos llevan a elegir el restaurante que presenta un mejor aspecto, desechando aquellos cuyo atractivo se perdió años atrás.

Podemos acertar o no. Podemos comer genial con relación calidad-precio o por el contrario, salir con la sensación de haber patinado en la elección. Pero si hemos entrado y apostado, ha sido única y exclusivamente por la imagen transmitida. A los de peos aspecto no les hemos dado la oportunidad….aunque se almorzara mejor.

Hay investigaciones que demuestran que la imagen personal  transmite un grado de confianza en función del aspecto, indiferentemente del sexo de la persona. Y no solamente respecto a las personas que nos ven, sino hacia nosotros mismos. Un aspecto cuidado da seguridad en confianza en nosotros mismos.

Cuidando el aspecto físico

Para mejorar nuestra imagen, hemos de plantearnos un cambio de aspecto físico. Quizás necesitemos bajar peso y eliminar grasas, así que pongámonos mano a la obra. Echemos también un vistazo detenido al cabello y al corte, la piel de la cara y el cuerpo, la barba en caso de los hombres, los ojos, dientes, en fin, todo aquello que es susceptible de cambiar a mejor con un pequeño esfuerzo y mucha convicción y constancia.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido protegido
Cargando…